lunes, 3 de septiembre de 2012

UNA TARDE CON SABOR AGRIDULCE







FICHA DEL FESTEJO:
Ganado: cinco novillos de Sorando, uno reglamentariamente despuntado para rejones, bien presentados pero con las fuerzas al límite, sobre todo el primero.
Luis Valdenebro: su novillo fue apuntillado tras echarse (ovación).
Eduardo Jurado: media estocada delantera y tendida (una oreja), y dos pinchazos y estocada (una oreja).
Miguel Ángel Serrano: tres pinchazos y media estocada (ovación), y cuatro pinchazos echándose el novillo (silencio).
Plaza: Las Canteras (Priego). Un cuarto de entrada en tarde de suave temperatura, con leves rachas de viento.


No es muy frecuente en los tiempos que corren para la Fiesta que una localidad como Priego cuente en la actualidad con dos novilleros con caballos, tras el debut esta tarde con los del castoreño de Miguel Ángel Serrano Rey, que después de varias temporadas ha decidido dar el paso y subir un nuevo peldaño en este complicado camino. La fecha era la ideal, ya que el 3 de septiembre es históricamente el día del año más taurino en Priego, dándose la circunstancia de que, para más inri, hoy se conmemora el 40 aniversario de la alternativa, en el coso de Las Canteras, de Fernando Serrano Alcalá-Zamora Yiyo, primer matador de toros prieguense en doctorarse y a la vez tío paterno de Miguel Ángel Serrano. Aniversario que fue recordado por la tertulia taurina La Montera, uno de cuyos miembros, tras finalizar el paseíllo, hizo entrega a Fernando Serrano de un diploma conmemorativo de la efeméride.
La ocasión era por lo tanto ideal para redondearla con un triunfo del nuevo novillero con caballos local, que por el pésimo uso de los aceros se tuvo que conformar con sendas ovaciones, mientras que su compañero en este particular mano a mano, el también prieguense Eduardo Jurado, batía un peculiar registro al salir por cuarta vez consecutiva a hombros en los últimos cuatro festejos en los que ha actuado, tres novilladas y un festival, todos ellos en Priego.
Pero si hay que hablar de mala suerte, esa fue toda para el rejoneador sevillano Luis Valdenebro, que tras clavar su tercera banderilla al novillo que abría plaza, vio como éste se echaba siendo imposible levantarlo, por lo que el animal tuvo que ser apuntillado.
Queda dicho que Eduardo Jurado aprovechó otra vez su ocasión, tal vez con menos rotundidad que en anteriores comparecencias, en parte por la nula colaboración de sus oponentes, muy flojo su primero, al que realizó una faena larguísima, correcta sin más y a que le faltó una tanda contundente para romper, algo que sí consiguió en el cuarto de la tarde, al que enjaretó tres tandas de derechazos con mucho temple y gusto en el tramo final de la faena.
Por su parte, Miguel Ángel Serrano, en el novillo de su debut, de nombre Saismado, estuvo variado con la muleta aunque no consiguió que la faena levantara el vuelo, debido en parte al molesto cabeceo del novillo, sobre todo cuando lo toreaba a media altura. El mal uso de la espada hizo que perdiera los trofeos, al igual que ocurrió en el que cerraba plaza, un novillo exigente ante el que Serrano también estuvo correcto y muy valiente, después de dos coladas cuando lo toreaba con la zurda. Sainete con los aceros que dio a la tarde de un sabor agridulce, cuando se deseaba lo contrario.


1 comentario:

Marta Leal dijo...

Hay que ver que no fue nadie a ver a los toreros del pueblo, que pena.
Cierto es que están verdes y apenas lucieron pero hay que apoyar más a los nuestros.
La pregunta es, y ahora donde decimos que nos los pongan si aquí, con el debut, un rejoneador, novillos de lujo.... No han llevado a nadie y el resultado artístico ha sido tan pobre.