miércoles, 24 de octubre de 2007

REQUIEM POR 'LAS CANTERAS'



Tarde fría la de aquel 30 de marzo de 2002, plomiza y con amenaza de lluvia. Los siete toros de Lora Sangrán se fueron al desolladero con nueve orejas menos. El Cordobés, José Luis Moreno y El Fandi salieron a hombros y únicamente Luis Domecq abandonó el ruedo a pie. El público salió contento. El empresario, José Jesús Cañas, no tanto. Algo más de media entrada y una semana de locura, con el festejo en el aire hasta pocas horas antes de su celebración. Parecía la crónica de una muerte anunciada y desgraciadamente así fue.
Sábado de Gloria para unos. Sábado Negro para la Fiesta en Priego. Las Canteras, la centenaria plaza de toros de la localidad, cerraba sus puertas al público por tiempo indefinido debido a las numerosas deficiencias que presentaba una instalación que desde 1892,fecha oficial de su inauguración, había sufrido muy poquitas intervenciones, siendo necesaria su urgente adecuación a la Ley de Espectáculos.
Su adquisición pocos meses después de aquel 30 de marzo por el Ayuntamiento y el anuncio de su inminente remodelación, supuso un atisvo de esperanza que se fue desvaneciendo a medida que pasaban los días, los meses y los años.
Sí, los años, porque hubo que esperar hasta el invierno de 2003 para que diera comienzo la intervención, mediante la fórmula de una Escuela Taller y un Taller de Empleo, que centraron su actividad en las andanadas y techumbre de los palcos del tendido de Sol, asumiendo el Consistorio la continuación de las obras en una parte de los palcos de Sombra. De manera paralela y habida cuenta de la inversión multimillonaria que necesitaba el recinto, fueron estudiándose iniciativas de carácter particular que planteaban la finalización de la reforma integral del recinto a cambio de su explotación durante un determinado período de tiempo, propuestas que por unas u otras razones fueron rechazadas, paralizándose las obras de manera definitiva hasta el momento en junio de 2005.
Desde esa fecha y pese a los intentos del Consistorio para continuar la remodelación, no se ha movido ni una piedra en el centenario recinto, pese a la amenaza de ruina que presentan zonas como la casa del conserje o el desolladero, convirtiéndose la actuación en la plaza de toros en el origen de una importante crisis entre los socios del anterior Equipo de Gobierno prieguense, al no comulgar el Partido Popular con la manera en la que el Partido Andalucista, responsable de la Gerencia de Urbanismo, estaba llevando el tema.
Tras las elecciones municipales del pasado mes de mayo, el cambio de color en el gobierno municipal venía de la mano del anuncio de la concesión, por parte de la Consejería de Gobernación, de una subvención para la reconstrucción del callejón, denegada curiosamente durante la anterior legislatura en varias ocasiones. Junto a esta importante ayuda, el Consistorio está a la espera de la concesión de un nuevo Taller de Empleo cuyo importe ronda los 553.000 euros y con el que se llevarían a cabo una serie de actuaciones que permitirían, en primera instancia y pese a no completarse la remodelación integral del recinto, la celebración de espectáculos taurinos.
Así las cosas, el coso de Las Canteras continúa, por quinto año consecutivo, cerrado al público y desde hace dos años en el más completo de los olvidos y castigada con el más cruel de los silencios por parte de los responsables municipales, que en un lustro, no han sabido, o no han querido dar una respuesta adecuada a la rehabilitación de este verdadero monumento, en cuya arena se escribieron bellísimas páginas de la historia del toreo.

1 comentario:

Juan Fidel dijo...

Rafa, cuando suena el requiem ya no hay arreglo, no pierdas la esperanza hombre, veremos grandes tardes de toros en el maravilloso "Coso de las Canteras"...

Enhorabuena por esta iniciativa y paciencia, todo es cuestión de tiempo.