viernes, 26 de octubre de 2007



El campo bravo entra en una de sus etapas más bellas. Para los que no tenemos la suerte de residir en zonas ganaderas, tenemos que contentarnos con alguna que otra escapada para saciar nuestra inquietud y cuando lo hacemos, la verdad que en mi caso, gozamos y mucho. Recientemente tuve la suerte de acompañar al ya matador de toros Curro Jiménez a la ganadería de Flores Albarrán, emplazada en la sierra de Andújar. Junto a mil detalles, de los que ya iré dando cumplida cuenta, me encantó la estampa de la manada de cabestros abandonando lentamente la placita de tientas en un paisaje, verdaderamente espectacular.

1 comentario:

Juan Fidel dijo...

Efectivamente, "Cabezaparda" es posiblemente la finca más maravillosa de la Sierra de Andújar, ahora cuando tu has ido sus prados estaban secos, cuando la hierba esté en su máximo esplendor crea una simbiosis maravillosa con el toro de fondo. Esa finca en su esplendor es un lujo para los sentidos, te mandaré alguna foto...