miércoles, 3 de marzo de 2010

CÓRDOBA TAURINA, DE ESPALDAS A LA PROVINCIA

La programación de la Feria Taurina de Córdoba, hecha pública recientemente por la empresa Taurotoro ha levantado cierta indignación entre aficionados debido a la ausencia de la mayor parte de los toreros cordobeses, algunos de los cuales merecían sobradamente poder torear en su tierra. Uno de los preteridos ha sido, una vez más, el prieguense Curro Jiménez, que desde que tomó la alternativa, solo ha toreado en Córdoba el día 5 de Abril de 2008, fuera por lo tanto del programa de Feria.

Con sobrada razón se ha quejado el Presidente de la Federación Provincial Taurina, Antonio Sanz Llergo, que en un artículo publicado en “Diario Córdoba” afirmaba que “no se cuenta para nada con los toreros locales, cosa que no sucede en ningún lugar del orbe taurino”. Citaba Sanz Llergo, con nombres y apellidos hasta siete toreros que podrían haber estado en los carteles y no están.

En Priego esta actitud de quienes gestionan la plaza de Córdoba, no nos cae de sorpresa. Si repasamos la historia taurina cordobesa, los novilleros cordobeses siempre han tenido oportunidades para irse haciendo toreros, en la plazas de la provincia; pero en cambio los novilleros de distintos pueblos de la provincia, jamás han sido acogidos como merecían en la plaza de la capital. Sí, ya sabemos que la de Córdoba es una plaza grande, una plaza de primera, pero eso no quita para que puedan darse oportunidades a los jóvenes que las merecen.

Como queda reflejado en mi libro “Toros en Priego”, editado en 1992, en la plaza de Priego avanzaron en su aprendizaje novilleril Pepe Quesada, José María Montilla, Manuel de la Haba, Francisco Martínez “Botines”, José Sánchez Saco “El Brillante”, Manuel Calero “Calerito”, Facundo Rojas, Rafael Gago, Paco Raigón, Manuel Benítez, Gabriel de la Haba, Agustín Castellanos “El Puri”, Manuel Cano “El Pireo” y otros muchos.

En los años cincuenta y sesenta, un prieguense llamado Pedro Morales, gran aficionado, un verdadero promotor taurino aunque nunca apareciera en los carteles como empresario de la plaza de Priego, propició estas buenas relaciones entre el mundillo taurino cordobés y el coso de “Las Canteras”. Esas “buenas relaciones” (siempre en beneficio de los cordobeses, nunca de los prieguenses), fueron reconocidas por el exmatador José María Montilla, que dijo en una de las cenas organizadas por la Peña “El Paseíllo” que “Pedro Morales mantuvo en Priego una auténtica escuela taurina en la que muchos jóvenes –uno de los cuales fue él mismo- tuvieron sus primeras oportunidades”.

Pero en las décadas siguientes siguió ocurriendo lo mismo. Aquí han toreado todos los novilleros cordobeses cuando todavía no eran conocidos. Como la lista sería interminable, citaremos solamente a José Luis Moreno que ha toreado en Priego en nueve ocasiones, siendo la primera en 1992, hace nada menos que 18 años.

De entre los toreros prieguenses, Fernando Serrano “Yiyo”, llegó a torear en Sevilla, pero no pudo hacerlo en Córdoba. Paco Aguilera, tras tomar la alternativa, toreó en la Monumental de Barcelona, pero en Córdoba solo se le dio una oportunidad fuera de la feria. Curro Jiménez tuvo que tomar la alternativa en Jaén como bien sabemos; a partir de ese momento, en Córdoba solo se le ha dado una oportunidad, también fuera de la feria.

Qué fácil es “utilizar” a los toreros para trabajar gratis en festivales y negarles luego un puesto en los carteles “profesionales”. Qué fácil, ¡pero qué injusto!...

Escribió el presidente de la Federación Provincial Taurina que su protesta no suponía que hubiera que dar la espalda a la taquilla de la plaza, pero los toreros locales llevan a la plaza a mucha gente que no irá si no actúa su torero. Para ver toros, por ejemplo desde Priego, puede uno ir a Granada y a Jaén que están más cerca. O a Málaga y Sevilla, que no están tan lejos.

“Córdoba lejana y sola”. Demasiado lejana para los toreros de la provincia; esperemos que no se vea, también, demasiado sola para llenar los amplios graderíos de su plaza de toros.

TEXTO: Miguel Forcada Serrano. (Cronista Oficial de Priego y autor, entre otros, del libro 'Toros en Priego')

4 comentarios:

FERNANDO RIVERA RUBIO dijo...

Enhorabuena por su articulo Sr. Miguel Forcado Serrano, Cronista Oficial de Priego.
En nuestro querido Belmez, hemos sufrido desde 1975, esta situación con el matador de toros local TOMÁS MORENO "El Tempranillo", que tras sus importantes actuaciones como novillero en el Coso de "Los Califas", con salida a hombros incluida, aún está esperando torear comom matador de toros en su tierra. Tan sólo contaron después con él, para lidir un festival sin picadores el 12 de octubre de 1989, donde estoqueó una res,volviendo a cortar una oreja. ESTA ES LA CÓRDOBA TAURINA QUE TENEMOS...

matador dijo...

Pues permítame que no esté de acuerdo, ni con usted ,ni con el presidente de la federación provincial taurina. Si tuviéramos una plaza con asistencia, se podrían abrir más los carteles ,pero con la poca que hay resulta ruinoso y veo lógico que la empresa entre en intercambio de cromos para paliar esa pérdida.
Con la medida de este año si se crea un abono medianamente consistente se podrá pedir más el año que viene, pero mientras los cordobeses no lo demostremos, esto es lo que hay

Jorge Sanabria dijo...

Veo que en todos lados se cuecen habas. En Madrid tenemos una situación muy similar.

entradas jose tomas salamanca

juanito dijo...

Este articulo es la verdad de lo que durante muchos años ha venido ocurriendo con los empresarios que han llevado La Plaza de Toros de Córdoba.