domingo, 19 de junio de 2011

ENTRETENIDA NOVILLADA EN LUCENA CON LOS AÑOJOS DE JULIO DE LA PUERTA COMO PROTAGONISTAS
















El coso de Los Donceles acogía ayer una entretenida novillada sin caballos en clase práctica, organizada por la Escuela Taurina de Lucena y la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas, en colaboración con la Sociedad Plaza de Toros de Lucena, la peña Taurina de la localidad aracelitana, la empresa Juanconfer, arrendataria de Los Donceles y el propio Consostorio lucentino, con el patrocinio de la Junta de Andalucía.
Entretenido, como decíamos, porque se vieron cosas, muchas y variadas en los seis actuantes, pero de manera especial por el ganado, seis añojos de Julio de la Puerta, que estuvieron en la mayoría de los casos muy por encima de los chavales, de manera especial los lidiados en primer, quinto y sexto lugar. Noblotes, con fijeza y codicia ante los engaños, daba gusto ver las arrancadas a siete, ocho y hasta diez metros de los añojos, cuando los noveles citaban en largo, las series de hasta diez pases sin quitar la cara de la muleta, y el punto de bravura que la mayoría exhibió. Como anécdota, el lidiado en primer lugar, de número 47, era hijo de Anegado, indultado por El Fandi en Baeza y que demostró sobre el albero de Los Donceles, la sangre brava que llevaba dentro. También, aunque en este caso con menos fuerza, fue destacable el quinto de la tarde, e igualmente el sexto, por lo que al finalizar el festejo, Julio de la Puerta, que presenció en un burladero del callejón el festejo junto a dos de sus hijos, dio una más que merecida vuelta al ruedo por el buen juego que dieron los ejemplares de su hierro, que de no producirse cambios de última hora, regresará a Los Donceles con una “señora” corrida el próximo sábado 16 de julio, en el festejo suspendido el pasado 2 de mayo.
En lo que a la nómina de actuantes se refiere, queda dicho que, salvando las deficiencias propias de los que empiezan en esto del mundo del toro, el resultado artístico puede catalogarse de aceptable, destacando en este sentido la faena de Francisco Morales, representante de la Escuela Taurina de Málaga, que aprovechando las magníficas características de su añojo, sobre todo por el pitón derecho, una auténtica joya, cuajó la faena más completa de la tarde-noche. Junto a Morales, Alejandro González, de la Escuela Taurina de Jerez de la Frontera, ante otro añojo noblete a más no poder, dejó también algunos destellos y de manera especial la mejor estocada de la tarde, mientras que Alberto Montero, de la Escuela Taurina de Lucena, pese a cortar dos rejas como Morales y González, estuvo correcto ante el mejor añojo de la tarde, que por momentos superó la voluntad y entrega del joven novillero.
Del resto de la terna, la espada fue la responsable de que el lucentino Elías Casado acompañara a sus compañeros por la Puerta de Córdoba, ya tras realizar una faena en la que se acopló con bastante desenvoltura a la exigente embestida del ejemplar de Julio de la Puerta, erró en demasía con el estoque, al igual que Francisco José Oterina, de la Escuela Taurina de Écija, que tras otra actuación correcta, protagonizó un auténtico sainete con la espada, siendo el único que se fue de vacío, ya que Jesús Nieto, de la Escuela Taurina de Algeciras, pese a enfrentarse al peor añojo del encierro, también supo solventar la papeleta, pese a los nervios y los lógicos errores de la faltad de experiencia.

FICHA DEL FESTEJO
Ganado: seis añojos de Julio de la Puerta, bien presentados, nobles, con fijeza y colaboradores en líneas generales, destacando los lidiados en primer, quinto y sexto lugar.
Alberto Montero: pinchazo y estocada trasera, tendida y caída (dos orejas).
Elías Casado: dos pinchazos, media estocada totalmente vertical y otra media estocada (una oreja).
Jesús Nieto: tres pichazos y estocada (una oreja)
Francisco José Oterina: cuatro pinchazos, media estocada tendida y trasera que un subalterno introduce completamente en el añojo, y 14 descabellos (silencio).
Francisco Morales: media estocada muy tendida que provoca vómito (dos orejas).
Alejandro González: estoconazo (dos orejas)
Plaza: Los Donceles (Lucena). Menos de media entrada, pese a que el acceso era gratuito, en tarde de calor.

2 comentarios:

Salvador Giménez dijo...

Rafael, ¿quien fue el director de lidia?

RAFAEL COBO dijo...

Salvador, Curro Jiménez, ya que es el director artístico de al E.T. de Lucena